Sobre mí

Mi nombre es Cristina Fernández Marín, una viajera más del mundo que cuenta con un alma nómada y una mente extremadamente curiosa. También soy bioarqueóloga, es decir, mi especialidad académica se centra en el estudio antropológico de los restos humanos.Si trato de unir todos los puntos del pasado, hoy por hoy veo más claro que nunca cuál ha sido siempre mi camino aún haciéndolo de forma inconsciente. Disfruto enormemente aprendido de la cultura y la historia, a un nivel global, lo que guarda una estrecha relación con mi trayectoria universitaria. No pretendo hacer alarde de lo que he estudiado, sino más bien explicar cuál ha sido el transcurso de mi vida en estos años y por qué he decidido iniciar este proyecto.

Si pienso en el origen de mi relación directa con la cultura, se remonta a mi niñez cuando ya pasaba gran parte del tiempo libre buscando y aprendiendo de la Encarta 98. Seguro que muchos sabéis a qué programa me refiero. Especialmente me encantaba ver una y otra vez un video acerca de la vida amorosa de Enrique VIII y la explicación virtual de una momia inca. Algo despertó en mí. A ese programa le siguieron  el juego de la pantera rosa, donde quedé profundamente enamorada de Egipto y sus momias, además del Taj Mahal. Desde entonces siempre he soñado con poder visitar esos lugares y no voy a negar que, hoy por hoy, ¡querría ver el mundo entero!

Cuando llegó el momento de decidir qué estudiar, pensé que la arqueología sería mi mejor aliada para un futuro, así que me metí de lleno. Creé por entonces un blog llamado Domus Sapientiae, que aún está visible en la red y que estaba dedicado a compartir noticias arqueológicas. No tiene mucho mérito pues la mayoría de mis artículos simplemente eran un copia-y-pega de páginas informativas y periódicos, pero sirvió para aglutinar en un mismo espacio todas las novedades que había referentes al tema. Lo cierto es que acabó siendo recomendado no sólo por los profesores de mi universidad sino también por la Generalitat de Cataluña en su sección de Patrimonio.

Mi camino durante la carrera fue desdibujándose debido a la competencia, malas críticas y presión social, lo que repercutió en el blog. Recuerdo cómo empecé la carrera presentándome incluso a un concurso literario histórico, asistiendo a talleres de restauración o escritura cuneiforme, y cómo con el paso del tiempo mis valores empezaron a no encajar.

La inquietud que sentía por dentro, sin embargo, me llevó a intentarlo nuevamente, esta vez con otro blog llamado Arqueoestudios que tenía como finalidad ayudar a otros estudiantes en la búsqueda de becas, proyectos arqueológicos en los que colaborar, universidades con las que hacer intercambio, etc. Fue una buena idea para la que además me veía preparada, pues durante 2 años de carrera formé parte del Consejo de Estudios de la facultad como representante del grado. Por falta de tiempo para cubrir todo el proyecto, la página quedó relegada y la idea, muy alejada de lo que hoy por hoy es la web.

Paralelamente asistí a varios congresos, me publicaron mi primer artículo y trabajé como guía turística en Barcelona gracias a PanArqueo, con quienes pude diseñar desde 0 una ruta por la ciudad romana de Barcelona. La revisa Historia y Vida publicó en su número de diciembre de 2011 nuestra oferta y debo decir que realmente fue increíble ver mi nombre impreso en aquella página.

Ruta Barcelona

Tuve el privilegio de excavar primero en Baelo Claudia (video entrevista a partir de minuto 22:52), un sitio que sin lugar a dudas me dio un gran impulso y posteriormente fui aceptada para ir a Pompeya, donde estuve en el verano colaborando en el estudio de los restos petrificados. Todo ello me llevó a ser becaria en un laboratorio de antropología forense, que a su vez me brindó la oportunidad de poder estudiar un postgrado de Antropología forense y más tarde un master en Antropología biológica. En esta cadena de sucesos conocí a mucha gente, pude trabajar con restos momificados en primera persona, asistir a autopsias forenses y al fin y al cabo, creer que mi camino estaba predestinado desde hacía mucho tiempo.

La arqueología no es Indiana Jones ni la antropología es Bones, pero si algo tienen en común estas dos disciplinas y yo las amo por ello, es que estudian quienes éramos en el pasado a partir de materiales y evidencias actuales. Para mí, igual que con estas disciplinas científicas, el fin último de cada viaje que realizo es poder conocer más acerca de su historia, aprender de su cultura, compartir sus costumbres y deleitarme con paisajes que mil ojos antes que los míos ya contemplaron. La magia de cada viaje es poder abrir nuestra mente, convertirnos en un observador del pasado y el presente y aprender del arte de ser humano.

Aquí encontrarás reflexiones de mis viajes desde una perspectiva local, con una mirada más próxima a la cultura. También curiosidades históricas que bien puedan ayudarte a entender más nuestro legado o simplemente entretenerte, y por último, rutas por Londres explicadas desde una óptica diferente como bioarqueóloga y curiosa que soy.Y bien…¿te quedas conmigo?

Cristina

 

ARTÍCULOS PERSONALES RELACIONADOS: 

 

 


1 thought on “Sobre mí”

  • Hola Cristina, me he quedado impresionada de comprobar todo lo que has hecho en estos años. Te conocí cuando eras una niña preciosa, siempre con una bonita sonrisa… Mi vecina, cuando eras una niña, se ha hecho una mujer que pisa fuerte. Cuánto me alegro. Vales mucho “chavala”. Felicidades por tu formación, trabajo y entusiasmo.
    Es curioso, sabes que compartimos una pasión?La arqueología.
    Te tengo mucho cariño aunque nos veamos poco. Te deseo que​ tengas la suerte que te mereces. Cuenta con que pasaré a mis contactos tus hazañas. Muchos besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Ruta prueba n1