5 tiendas de té en Londres donde apreciar el mundo a través de esta aromática bebida

Si por algo también es famosa Inglaterra es por su consumo de té. El afternoon tea se ha convertido en una de las costumbres más típicas entre los ingleses, hasta el punto que hoy en día es posible consultar en una página web el número de tazas que beben al día (tea.co.uk). Las cifras, lejos de ser exageradas, sólo nos hablan del consumo fuera de casa, por lo que si a eso le añadimos el té que beben cómodamente sentados en sus sofás, el número asciende a más de 170.000 de tazas al día. 

Ahora bien, no siempre ha habido la diversidad de tes que hoy en día podemos encontrar en las tiendas. Los ingleses no siempre han conocido esta aromática mezcla herbal. Su origen se remonta a la época colonial británica y a la creación de entidades como la Compañía de las Indias Orientales, cuya finalidad era conseguir el monopolio comercial de especias y productos procedentes de India y China. Entre los productos más exóticos estaba el té – así lo refleja Samuel Pepys en sus diarios en 1660. Célebre escritor, recopiló en libretas estilo bitácora episodios tan trascendentes para la historia de Inglaterra como el Gran incendio de Londres. En uno de sus relatos, explica cómo le ofrecieron en una cafetería un nueva bebida procedente de China a la que se refiere como “cupp of tee”.

La costumbre de tomar el té llegó a la corte inglesa de la mano de una figura femenina de Portugal: la reina Caterina de Braganza. En el siglo XV Portugal contaba con un gran comercio que se extendía hasta la India, por lo que el uso de especias, té y otros productos era una costumbre muy popular en el país. Cuando Caterina se trasladó a la corte en Inglaterra tras su casamiento, trajo consigo el hábito de beber té con frecuencia, un acto que se convirtió en moda y que daría lugar al llamado afternoon tea.

A día del hoy, sólo en la ciudad de Londres, existen más de una docena de tiendas especializadas donde venden una inmensa variedad de tés. El abanico de sabores y olores es infinito; hay para todos los gustos ¡incluso si el té nunca ha sido “lo tuyo”!. Entre tanta oferta, yo destaco especialmente 5 lugares auténticos donde poder degustar esta aromática bebida tal y como hacen los ingleses.

1.Twinings  

Ubicada en el corazón de la ciudad, cuenta con más de 300 años de historia a sus espaldas. Se fundó en el año 1706 como casa de café. Por entonces, en el siglo XVIII, el consumo de esta sustancia estaba limitado a la alta sociedad por tratarse de un producto muy caro, prácticamente de lujo. En el siglo XIX, gracias a los intercambios comerciales y la llegada de productos desde China e India, se introdujo el consumo habitual del té, que, debido a la demanda y a un coste más asequible, pasó a convertirse en la bebida más popular de toda Inglaterra. Una tienda que cuenta con una inmensa variedad de tés que abarcan desde el té verde hasta el Oolong. Los aromas y sabores son un auténtico festín para nuestros sentidos.

2.The Tea Shop

Especializada en todo tipo de tés blancos y verdes, esta tienda aguarda tímidamente a ser descubierta en la zona de Covert Garden. De pequeñas dimensiones, merece una visita sólo para perder la vista entre cajetillas de colores etiquetadas con cada té.

3. The East Indian Company

Su propio nombre hace alusión a toda la variedad de tes de importación que debían consumir ya en época colonial. Un “testeo” de sabores en esta tienda significa hacer un viaje por países de todo el mundo. Cuentan con packs especiales, como el Chakra box, destinados a un diferente consumo según el estado de ánimo.

4. Fortnum and Manson

Suministra personalmente el té a la Casa Real Británica, por lo que creo que no es necesario añadir más. A la venta podemos encontrar más de 120 tipos de té que satisfarán hasta los paladares más exigentes. Aquí podéis leer una breve reseña que escribí sobre este sorprendente lugar.

5. Debaulay

No es una tienda en si misma, sino más bien un salón de té. Un lugar idóneo para la degustación del afternoon tea, con pastas incluidas, que te hará sentir como una lady inglesa. Con una decoración particular que recuerda a los años 30 y un servicio de atención exquisito, es el sitio perfecto para descansar al final del día mientras aprecias el delicado sabor de un té con leche.

Y vosotros, ¿conocéis alguna otra tienda digna de mención en Londres?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Ruta prueba n1